UN DESCUBRIMIENTO SIN PRECEDENTES

DR ISAAC GOIZ DURÁN:

 Es el descubridor de la terapia conocida como el Par Biomagnético.
Fue el 10 de octubre de 1988 cuando descubrió el par Biomagnético, cuando llegó a su consultorio el primer caso de VIH, encontrándole el primer par con dos cargas contrarias bien definidas: el TIMO, de carga negativa, donde se instala la bacteria eschericia coli y el RECTO, de carga positiva, donde se instala el VIH.


Isaac Goiz DuranDR. ISAAC GOIZ DURÁN

                                 
Ese día, el día en que el DR GOIZ descubre el Par Biomagnético, empieza a cambiar el concepto actual de la medicina, pues, en mi opinión, se trata de uno de los mayores descubrimientos realizados en el mundo de la salud, llegando a entender realmente porque se producen las enfermedades y no quedándonos únicamente en la sintomatología de la patología. El Par Biomagnético, la ventaja que tiene es que va directamente a la etiología de la enfermedad, no dándole mayor importancia a la sintomatología, pues cada persona aun teniendo el mismo patógeno, puede presentar diferentes cuadros clínicos sintomáticos.
Se trata de una revolución médica, donde las patologías (cualquier patología), se cura en tiempos realmente críticos, minutos.
Empecemos pues a descubrir paso a paso, el Par Biomagnético, la nueva medicina descubierta por el  mexicano DR ISAAC GOIZ DURAN:
 Hasta ahora, las ciencias médicas occidentales han sido fieles al pensamiento monopolar que nos impone un concepto analógico, fundamentado en manifestaciones clínicas que conocemos como signos o síntomas y que por lo mismo nos exige emitir diagnósticos sintomáticos o signológicos o descriptivos, no etiológicos, en cambio, el biomagnetismo médico, nos propone una revisión general orgánica del paciente. Y la bioenergética médica nos permite la revisión integral del paciente, que de acuerdo al sistema binario bipolar y de acuerdo a las distorsiones del PH vamos directamente a la etiología de la enfermedad; y ahí mismo y simultáneamente  corregir las alteraciones duales del PH que al llevarlo nuevamente a sus valores normales y naturales, normalizan la salud celular y orgánica, es decir, cura energéticamente la patología.
Es un verdadero código patógeno que nos permite identificar, clasificar, corregir,  pronosticar y prevenir las enfermedades del cuerpo humano y en general de los seres vivos, por la identificación y corrección del PH que ahora se fundamenta teórica y prácticamente en el concepto dual y bipolar  del Par Biomagnético y del biomagnetismo médico.
Nos proporciona una nueva y poderosa herramienta de trabajo que permite al terapeuta detectar de inmediato la etiología de la enfermedad, llámense virus, bacterias, hongos, parásitos, funcionales, glandulares o reservorios de microorganismos patógenos, lo que ha permitido entender a las enfermedades complejas, crónico degenerativas, sindromáticas y tumorales en forma sencilla cuando eficaz por medio del concepto duall o bipolar y estrictamente bioenergético que se genera antes de que aparezcan los síntomas clínicos en los pacientes y que al polarizarlos a su nivel crítico del pH 7 ó próximo a este valor, se recupera la entropía orgánica y se consigue la salud  en forma expedita y contundente, siempre y cuando el órgano o el tejido no haya rebasado el límite del proceso degenerativo irreversible.
El par biomagnético no tiene que ver ni con un sistema ni con otro, sino que se trata de la relación en resonancia energética y vibracional, soportada por la distorsión fundamental del pH de dos puntos específicos que puedan variar en intensidad pero no en ubicación y que a su vez identifican la presencia de microorganismos patógenos, llámense virus, bacterias, hongos o parásitos y también disfunciones orgánicas.
Se fundamenta en la distorsión de dos puntos específicos para cada microorganismo patógeno o disfunción glandular, que se distorsionan hacia la hiperacidez y la hiperalcalinidad del límite de la relativa neutralidad (NEN) en donde la naturaleza condiciona una salud perfecta. Tiene la ventaja y la propiedad, respecto a otras terapias, de identificar la presencia de la patología en su etiología, no en su sintomatología o signología. Es decir, no en sus manifestaciones clínicas tardías o inespecíficas.
La inducción de las cargas que están en relación vibracional y energética, por medio de imanes de mediana intensidad mayores a 1000 Gauss y en tiempos verdaderamente muy cortos –minutos- en forma continua y por medio de imanes naturales, permite que los microorganismos patógenos y las disfunciones glandulares pierdan su polarización patógena, produciendo un proceso curativo inmediato.paisaEl NEN define los límites bioenergéticos en donde se llevan a cabo todos los procesos metabólicos celulares de los organismos humanos y que en razón de temperatura no puede salirse del límite de apenas un grado centígrado (36 a 37).
La alteración bioenergética del NEN obedece a la ley del todo o nada. Es decir, que existen fenómenos naturales que sacan todo un órgano de su nivel energético normal en un cierto límite después del cual el fenómeno persiste independientemente de que el fenómeno que lo causó exista o no, y parece ser que dicho límite energético está en el orden de los 1000 Gauss o sus equivalentes energéticos, ya que la despolarización bioenergética por medio de imanes naturales también obedece a cargas superiores a los 1000 Gauss y no tienen efectos potenciales magnéticos inferiores, pero en ambos casos, tanto la polarización como la despolarización es efectiva y definitiva, sin importar que se apliquen campos mucho mas energéticos.
                                   
El impacto que se consigue por inducción de las dos cargas energéticas no aumenta ni resta energía al organismo humano y animal, sino que lo neutraliza sin provocar lesiones o yatrogenia médica, pues la ubicación de los campos biomagnéticos, así como el estudio, se hace por medio de campos magnéticos que se aplican sobre la ropa ligera en tiempos realmente cortos.
Si atendemos a la serie de cambios que se generan como consecuencia lógica del par biomagnético, podemos comprender que hasta en las comunicaciones del DR Richard  Broeringhmeyer, sólo se intuían las disfunciones, pero no el concepto del par biomagnético que viene a revolucionar todas las teorías fisiopatológicas, al entender que las enfermedades virales  y bacterianas están en estrecha relación y que las primeras condicionan recíprocamente a las segundas y son simultaneas, tanto en su génesis, como en su presencia morbosa, como en sus consecuencias finales, es decir, los procesos degenerativos irreversibles.
La curación  de la patología se consigue por medio del equilibrio del nivel energético en donde el pH es óptimo  para la salud de los organismos vivos  cuya alteración se debe a la presencia de microorganismos patógenos que distorsionan el pH normal del órgano que sustenta el fenómeno bioenergético.
Como fundamento teórico y conocimiento científico del Par Biomagnético debemos considerar cinco aspectos fundamentales:

1) el concepto del magnetismo
2) el concepto del pH (potencial del hidrógeno)
3) el concepto de resonancia magnética
4) el concepto de entropía
5) el concepto de simbiosis

Sólo teniendo en mente estos cinco conceptos básicos es cuando podremos entender en plenitud los fenómenos vibracionales, energéticos, bioenergéticos y biológicos que nos llevan de la mano a la compresión plena del Par Biomagnético que es la clave  que nos permite la identificación, la clasificación y la corrección de los fenómenos biomagnéticos y bioenergéticos, para conseguir la curación de todo tipo de patologías y la salud integral de nuestros pacientes.