Curar una reacción no es curar la causa. Querer borrar una reacción hace muchas veces que uno altere el problema, porque el cuerpo solamente fabrica lo que le es útil para asegurar la supervivencia del "yo".

¿Qué es el método Gesret?

Es una terapia manual no dolorosa y aplicable en bebes, adultos y personas mayores. Se trabaja con las manos equilibrando articularmente todo el cuerpo de la persona consiguiendo un equilibrio perfecto tanto externa como internamente regulando el sistema neurovegetativo del paciente.

¿Qué tipo de patologías se tratan?

Primeramente se creo para tratar el asma, pero con el tiempo se vio que en patologías cutáneas (psoriasis, eccema...) y en alergias de todo tipo (de reacciones exógenas y endógenas) los resultados eran sorprendentes. La recuperación es total. También es muy efectivo para problemas estructurales (cervicalgias, hombro, hernias discales, rodilla....).

 ¿Cómo es posible tratar patologías tan diferentes como el asma o problemas cutáneos?

El origen de todas estas patologías es la misma: un traumatismo físico o un complicado parto pueden producir pequeñas subluxaciones costales que comprimen los ganglios del sistema nervioso simpático. Esta compresión se produce por el posicionamiento de la cadena ganglionar simpática que está justo delante de la articulación costo-vertebral.

Esta compresión produce una falsa información que llega al sistema nervioso central (SNC) a quien le hace creer que hay un agente externo que está intentando entrar en los funcionamientos internos (digestivo, pulmonar, cutáneo...). El SNC responde a estas falsas informaciones como si fueran verdaderas. Esta respuesta puede ser un espasmo pulmonar, algún síntoma alérgico o patología cutánea. Cada nivel costal está relacionado con patologías concretas y por eso según que nivel costal este subluxado, la respuesta será diferente. Se trata de una respuesta lógica dada por el SNC a una falsa información que está recibiendo, solo que viendo desde fuera, lo identificamos como una patología.

Patologías cutáneas:

Se trata también de informaciones articulares nociceptivas percibidas, erróneamente, por el sistema nervioso central como si provinieran de zonas metaméricas cutáneas. La respuesta defensiva se localizará en estas zonas bajo la forma de un eczema o de una psoriasis.

Las personas que sufren de eczema tienen la pelvis más baja del lado derecho y siempre se apoyan sobre la pierna derecha (pierna corta verdadera o falsa) y la primera costilla está siempre posteriorizada y subluxada a la derecha.

Las personas que sufren de una psoriasis tienen la pelvis más baja del lado izquierdo y siempre se apoyan sobre la pierna izquierda (pierna corta verdadera o falsa).

Además del primer segmento torácico, encontramos restricciones articulares en estrecha relación con las regiones metaméricas donde están presentes las lesiones, pero un elemento, hace toda la diferencia:

- El hígado interviene en el eccema.

- El páncreas interviene en la psoriasis.